Review de “A través de la Ventana” de Jane Goodall. Parte I: David Greybeard

Hace unos meses, mientras navegaba por Youtube en busca de algún vídeo para ponerme de fondo mientras analizando datos, tuve la gran suerte de que al comenzar me saliese un anuncio. Sé lo que me vais a decir: «Ouem, dos años sin dar señales de vida y nos hablas de un anuncio de Youtube?». ¡Shhh! Dejad que me explique.

Era un anuncio de BBVA, sí, el banco. Pero no era un anuncio común, si no que se asemejaba más a una conferencia. En él se podía ver a una señora de pelo blanco con coleta que en los primeros minutos saludaba y se presentaba al público con un saludo chimpancé. Esta señora de voz pausada y amable era Jane Goodall. Jane nació en Londres en 1934 y cuando tenía tan solo veinticuatro años, viajó a Kenia y Tanzania, donde más tarde comenzó a estudiar a los chimpancés. De hecho, podría decir sin apenas riesgo de equivocarme, que es la mayor experta en chimpancés del mundo. Además es la fundadora del Instituto Jane Goodall y el programa Roots & Shoots (Raíces y Brotes), que realizan una gran labor de conservación y bienestar animal.  En esta pequeña conferencia, Jane hablaba de animales, ciencia, futuro y conservación. Pero el tema que me ocupa hoy no es el contenido de esta maravillosa charla «Lecciones de vida de un espíritu indomable” que por cierto, os recomiendo encarecidamente.

El tema del que hablaré hoy es una de sus mejores obras «A través de la Ventana: Treinta años estudiando a los chimpancés» escrita en 1990. Como la gran mayoría de la gente, yo hasta hace poco no tenía ni idea de quién era Jane Goodall ni mucho menos de la gran labor que llevaba años realizando, y es que su imagen pública, como todo en esta vida, ha ido cambiado con el tiempo. Desde la Jane parodiada por los Simpsons en el año 2001, hasta la solemne figura que a día de hoy recorre el mundo en pos de la conservación.

Los Simpsons. Temporada 12, episodio 265, “Simpson Safari»

Así que decidí hacer lo que se tiene que hacer en estos casos y leer una de sus obras, en este caso, la quinta, y por eso estoy hoy aquí contándoos mi impresión de «A través de la Ventana”. En este must-read, Jane relata sus experiencias con las familias de chimpancés del Parque Nacional de Gombe Stream (por cierto, si alguien sabe a qué viene lo de stream, que por favor me lo diga en los comentarios). Este lugar ubicado en la costa del lago Tangantika, celebra 60 años desde la llegada de Jane este mismo 14 de Julio. Si alguien del equipo está leyendo esto, ¡felicidades! Y como es de esperar, tantos años investigando chimpancés en una selva en Tanzania dan para mil historias y anécdotas diferentes, muchas de ellas relatadas en este libro. «A través de la Ventana” se divide en capítulos que exploran diferentes facetas y comportamientos de los chimpancés como las relaciones sexuales, las luchas de poder, el cuidado de los hijos, el amor o su explotación para fines humanos.

Jane relata el día a día de estos asombrosos animales no humanos mientras recorre la selva recogiendo en un diario sus comportamientos. Podría hablaros de cada una de las familias de la comunidad de Kasakela, de como realizan cacerías organizadas de colobos o de todas y cada una de las peculiaridades de cada uno de sus miembros. Pero eso sería intentar recrear al Rincón del Vago en este blog. Así que, en un burdo intento por imitar la increíble habilidad de Jane para contar historias, he decidido contaros las que para mí son las mejores de este libro. Ahí va la primera:

David Greybeard

David Greybeard era uno de los chimpancés macho que vivía en Gombe en los años sesenta, en la comunidad de Kasakela.  En otoño de 1960, Jane observó a David coger un pequeño palito, quitarle las hojas y convertirlo en una herramienta para cazar termitas. Más tarde observaría a otros individuos de la comunidad realizar este comportamiento. A día de hoy, con cuervos entrenados para traer objetos brillantes y delfines mulares en algunos cuerpos de policía, este comportamiento podría parecer una nimiedad, pero en aquella época, el ser humano era único animal capaz de utilizar herramientas, «el ser humano, creador de herramientas”. Una vez que Goodall le expuso su descubrimiento a su tutor, el doctor Louis Leakey, este le contestó:

Ahora deberíamos redefinir «herramienta», redefinir «hombre» o aceptar a los chimpancés como humanos.

Louis Leakey
«Jane Goodall y David Greybeard»
David Greybeard se gana un plátano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *